EL POLITIQUIBLOG
Un blog de opinión política internacional muy mío
Eres el visitante número

contador web

que entra en la web desde el 10/02/2008 que fue cuando se me ocurrió poner aquí un contador
 




ENLACES PATROCINADOS:
















24/04/2008   Hace más de un mes ya que no escribía en el blog. Lo fácil sería decir que es que no he tenido tiempo, pero mentiría, la verdad es que tiempo de escribir me ha sobrado. Otra cosa es que tal y como está la actualidad, no haya tenido muchas ganas; no me apetecía en absoluto hablar ni de la cumbre de la OTAN en Bucarest, ni del Tíbet, ni de la merecida tortura que espera al pueblo italiano tras la victoria de Berlusconni y, respecto a otros temas, parece que no ha sido un mes muy pródigo en lo que a noticias internacionales se refiere.

Así que se me fueron pasando los días a la espera de algo que inspirarse mi creatividad crítica y, finalmente, me di por vencido y decidí que, si la actualidad pedía hablar de algo relacionado con los Juegos Olímpicos, China y el Tíbet, pues habría que hablar de eso.

De este tema, me llama la atención la ¿doble? no, más bien múltiple moral de la comunidad internacional a la hora de juzgar o condenar determinadas conductas de otros gobiernos. Hace 7 años, cuando se nombró a Pekín sede olímpica, China maltrataba los derechos humanos tanto o más que hoy en día, pero el hecho de ser un socio/mercado comercial preferente de casi cualquier otro estado del mundo y, especialmente, de EE.UU., llevó a que el "quítame ahí esos atropellos cívicos" no obstaculizase el voto masivo de su candidatura en absoluto. Por otro lado, la CIA, Hollywood y la Guerra Fría habían obrado el milagro de conseguir que una teocracia feudal, opresora e irrealista como era el Tíbet prerrevolucionario, fuese elevada a la categoría de reino celestial en la tierra. El sufrimiento del pueblo tibetano no fue ni más ni menos que otro arma arrojadiza entre bloques, como ejemplo, decir que se sigue dando como válida la cifra de 1'5 millones de muertos por las tropas chinas cuando se ha demostrado que la población tibetana total de la época no pasaba de 1'2 millones. 

Por otro lado, ahora la última moda es decir ¡Hay que separar el deporte de la política! ¡El deporte no tiene nada que ver con la política! ¡Olimpismo por encima de la política!... pero vamos a ver ¿Ha estado la cosa olímpica realmente separada alguna vez de la cosa política? ¿Cuántos atletas se han quedado, tras matarse durante años a entrenar, en casa por algún problema que nada tenía que ver con los tendondes? Hagamos un conciso repaso de las relaciones del olimpismo moderno con la política:

Saint Louis 1904: Paralelamente a las competiciones oficiales inscritas dentro de la exposición universal, se celebró un esperpento titulado "Los Días Antropológicos" donde seres humanos de diversas razas practicaban deportes "de blancos" para mofa de los asistentes. El barón Pierre de Coubertin lo calificó de espectáculo bochornoso.

Londres 1908: Los atletas irlandeses se negaron a desfilar bajo la bandera británica, los atletas finlandeses se negaron a desfilar bajo la bandera rusa, los atletas suecos se negaron a desfilar porque en el estadio no estaba su bandera y el representante de la delegación norteamericana se negó a hacerle una reverencia al rey Eduardo VII.

Berlín 1916: Suspendidos por la Primera Guerra Mundial.

Amberes 1920: La Primera Guerra Mundial había debastado la ciudad, pese a los llamamientos del barón Pierre de Coubertin para utilizar los juegos como herramienta de reconciliación, el gobierno belga prohibió la participación de Alemania, Austria, Hungría, Turquía, Bulgaria, Polonia y la recién nacida U.R.S.S. 

París 1924: La delegación alemana decide no participar por miedo a posibles represalias, la guerra estaba reciente y las heridas no terminaban de cicatrizar.

Amsterdam 1928: El papa Pío XI protesta por la celebración de las pruebas de atletismo femeninas.

Berlín 1936: Los juegos Nazis. Estos juegos fueron el escaparate propagandístico de Hitler, no sin la connivencia internacional general, como puede apreciarse en esta foto de la selección británica de fútbol antes de un partido. Hitler trataba de demostrar en ellos la superioridad de la raza aria, por lo que se dice que le sentó muy mal la victoria del atleta afroamericano Jesse Owens y se ausentó para no tener que condecorarlo. Posteriormente Jesse Owens confesó en sus memorias que el gobieron alemán le envió una felicitación por sus medallas, cosa que su propio presidente Roosvelt jamás se dignó a hacer. España boicoteó los juegos y organizó la llamada olimpiada popular que hubo de ser suspendida por el inicio de la Guerra Civil.

1940: En un primer momento, la ciudad elegida había sido Tokyo, pero la guerra con China derivó en trasladar la sede a Helsinki donde tampoco se llegaron a celebrar debido a la Segunda Guerra Mundial.

Londres 1944: Suspendidos por la Segunda Guerra Mundial. 

Londres 1948: Alemania, Japón e Italia se quedan fuera tras haber perdido la Segunda Guerra Mundial.

Melbourne 1956: En protesta por la invasión soviética de Hungria y la invasión anglofrancesa del Canal de Suez, Holanda, España, Egipto, Líbano, Suiza e Irak boicotean los juegos. También la República Popular China decide hacer boicot tras admitir el COI a Taiwan con el nombre de República de China.

Roma 1960: El COI obra el milagro de hacer competir en un mismo equipo a las selecciones de las dos alemanias.

México 1968: El año de las revueltas estudiantiles por todo el globo no pasó de largo de México. Aterrorizado ante la idea de que las protestas pudieran empañar la "buena imagen" del país que se pretendía transmitir durante los juegos, el gobierno dio orden de disparar indiscriminadamente contra una de estas protestas, llevándose por delante la vida de al menos 400 estudiantes a pocos días de la ceremonia inagural. Estos juegos coincidieron también con las protestas por los derechos civiles de la comunidad negra en los vecinos Estados Unidos, por lo que, en solidaridad, los atletas afroamericanos Tommie Smith y John Carlos se enfundaron sendos guantes de color negro y alzaron el puño a la hora de subir al podio, lo que les costó su expulsión de la villa olímpica.

Munich 1972: Los juegos más sangrientos de la historia. 11 atletas de la delegación israelí fueron secuestrados y, debido a una chapuza policial, asesinados por el grupo terrorista palestino Septiembre Negro. Las competiciones deportivas solo se suspendieron durante un día. 

Montreal 1976: El boicot a la sudáfrica racista no había logrado la unanimidad esperada en el ámbito deportivo; Nueva Zelanda continuaba disputando competiciones deportivas con ésta, por lo que varios países africanos solicitaron la exclusión también de Nueva Zelanda. Ante la negativa del COI, 31 estados se negaron a participar en los juegos.

Moscú 1980: Estos juegos fueron la primera víctima del resucitamiento de la Guerra Fría por parte del presidente norteamericano Ronald Reagan. Urdiendo la escusa de la invasión de Afganistán, EE.UU. decide no participar y le siguen "voluntariamente" otros 64 países.

Los Ángeles 1984: Contrastando con la sobriedad en emblemas de los juegos anteriores, Los Ángeles es un derroche de barras, estrellas, águilas y demás simbología nacional norteamericana. Como devolución a lo anterior, y en este caso esgrimiendo como argumento el apoyo de EE.UU. a la contraguerrilla nicaragüense, el bloque socialista (con las excepciones de Rumanía, Yugoslavia y China) decide ausentarse. 

Seúl 1988: Corea del Norte pide coorganizar los juegos, a lo que se niega el COI, en protesta por ello boicotean el evento seguidos por Cuba, Nicaragua, Madagascar, Albania, Etiopía y las Seychelles. Éste se puede calificar del mayor favor que ha realizado el olimpismo en favor de la democracia; Corea del Sur se democratizó expresamente para las olimpiadas (y no parece que hubiera otro motivo).

Barcelona 1992: Los juegos de la postguerra fría, la desmembrada URSS participa por última vez bajo bandera olímpica, al igual que los atletas de Yugoslavia cuya selección no puede participar como tal debido al bloqueo impuesto por la guerra. Quitando esto, es una de las citas olímpicas menos politizadas del siglo XX. Los juegos se conceden a una ciudad y ésta tiene el apoyo de su estado, cualquier otra institución intermedia suele estar de más de cara al olimpismo. En aquella época el alcalde de Barcelona era Pasqual Maragall (PSOE) y el presidente del Gobierno de España era Felipe González (PSOE). Entre medio de ambos se encontraba Jordi Pujol (CIU) como presidente de la Generalitat de Catalunya, ante el total y absoluto ninguneo al que se le sometió durante los juegos, llegó a decir que proclamaría la independencia de Cataluña en el otoño posterior a las olimpiadas. Pero ni así logró hacerse un hueco, ni en la prensa nacional ni en la internacional, mayor que el de unas pocas líneas en las secciones de anécdotas y curiosidades olímpicas.  

Atlanta 1996: Los juegos del neoliberalismo. No existe una mayor muestra cultural del neoliberalismo incipiente de los 90 que las olimpiadas de Atlanta. En una hábil maniobra empresarial, se le arrebató la sede olímpica a Atenas, la ciudad que todos creían celebaría los juegos del centenario, en favor de la sospechosa cuna de cierta bebida refrescante que, aunque poco recomendada para deportistas (muy azucarada, llena de productos químicos y con estimulantes artificiales), si muy relacionada con el patrocinio de éstos. Los organizadores presumían sin cesar de las ventajas de este nuevo concepto de olimpiada neoliberal; el estado no pagaba nada, todo lo pagaban los patrocinadores, todos los servicios estaban externalizados, todas las infraestructuras tenían un uso económico posterior y las que no, empezarían a desmontarse al día siguiente, todo tenía su propietario, etc... Evidentemente, como todo lo que produce el neoliberalismo, fue muy rentable para unos pocos, poco rentable para la inmensa mayoría, cutre y con un coste social importante. El exceso de externalizaciones afectó a la seguridad que fue mayoritariamente privada y escueta, y no logró evitar el atentado que se llevó la vida de dos personas ¿Alguna organización terrorista internacional? No, un policía local con afán de protagonismo. 

Sydney 2000: Se impidió la participación del Afganistán de los talibanes. Corea del Sur y Corea del Norte desfilaron bajo una misma bandera.

Atenas 2004:  Durante la ceremonia inagural, la delegación norteamericana fue recibida con abucheos debido a la actuación de este país en la guerra de Irak. El bicampeón mundial de Judo, el iraní Arash Miresmaeili, se niega a medirse con su oponente israelí Ehud Vaks en solidaridad con el pueblo palestino, quedando descalificado en automático y perdiendo la oportunidad de obtener un más que posible medalla de oro.


OTROS BLOGS INTERESANTES:
Turnedo
Manolo
Islamia
Canarias Paraíso de la Corrupción
Crucemos los Dedos
Menceyes Rojos
Suciología

VÓTAME

Si te gustó la página, pincha en la imagen y vótame

Artículos Anteriores
-Chávez, Aznar, presidencialismo y parlamentarismo
-El fin de una mala bonanza económica
-Regreso a la Guerra Fría
-¿Puede un dictador perder un referéndum?
-Obama, Clinton, pluralidad racial y feminismo en las elecciones USA
-Jatami contra Huntington ¿Choque o alianza de civilizaciones?
-El fin del liberalismo
-Sistemas electorales
-Requisitos para la independencia de una nación oprimida (Kosovo)
-Análisis del resultado electoral de las generales españolas del 10 de marzo de 2008
-Juegos Olímpicos y política





Escríbeme a:
webmaster@elpolitiquiblog.com




directorio de blogs

directorio web

DirectorioX

Bloggiar.com

Portatiles

Add to Technorati Favorites

Bloglisting.net - The internets fastest growing blog directory

Buscador y directorio Grippo

Comentarios

Error: No se ha podido conectar a la base de datos, disculpa las molestias